Cómo la cerveza puede cambiar el mundo

cerveza2

Cuando se reúnen las organizaciones con un fin de impacto social genuino suceden sinergias impensadas, positivas, creativas e inspiradoras. Así se encontraron la Universidad Católica Argentina (UCA) desde la Carrera de Ingeniería en Alimentos, la cervecería artesanal Temple y Cáritas Argentina para crear un alimento a base del subproducto cervecero para poder brindarlo a las personas que más lo necesitan.

Desde hace ya algunos años la industria cervecera argentina vive una época de apogeo imparable. Y si bien vemos cervecerías prácticamente en cada esquina de los principales barrios porteños, son pocas las que deciden ir un paso más alla y redoblar la apuesta incorporando prácticas sostenibles en su estructura. Por suerte, Temple Brewery es una de ellas. Su nueva propuesta es una apuesta a nuevos paradigmas, modelos de negocio y cultura organizacional con el objetivo de disminuir los residuos para lograr basura cero.

Pero, ¿cómo lo hacen? Una de sus iniciativas es la reutilización de los residuos orgánicos que se producen en la cocción de la cerveza. El bagazo –resultante del proceso de prensado y filtración del mosto obtenido tras la sacarificación del grano de cereal (cebada)- no es del todo un residuo, sino más bien un subproducto rico en proteínas, fibras y antioxidantes.

Gracias al apoyo estratégico de la Asociación Civil Más Oxígeno y a la inspiración del reconocido profesor y empresario belga Gunter Pauli -creador del concepto de Economía Azul a nivel global-, decidieron encarar un proyecto donde este subproducto (malta) sea efectivamente utilizado. Así nació el proyecto de elaboración de panes de hamburguesa y pizzas Temple, hechos con malta reutilizada.

Pizza de malta - Innovación BeTemple

“Sabíamos que contábamos con potencial alimento resultante de nuestra elaboración de cerveza, solo teníamos que encontrar el modo de brindarlo a quienes más lo necesiten”, cuenta Tatiana Baigorria, Gerente de Sustentabilidad de Temple.

Tatiana se reunió con fundaciones que la fueron acercando a la organización Cáritas Argentina (Centro Solidario San Jose y a su escuela Pan de Vida) y junto a la Universidad Católica Argentina comenzaron a coordinar el proyecto de evaluación de la calidad alimentaria y nutricional del bagazo. Además sumaron alumnos y graduados para tener una práctica profesional diferente e innovar en las oportunidades que la cocción de cerveza brinda, para poder así donar a centros comunitarios y hogares del país este nuevo alimento: bagazo comestible o malta.

“Encontramos de sumo interés el desafío de estudiar, investigar y desarrollar un alimento que, además de cuidar el ambiente, se pueda utilizar con un fin social promovido desde una empresa joven y de alma emprendedora”, explican Gabriela Lalanne, directora la Carrera de Ingeniería en Alimentos de UCA y Silvina Pueyrredon, profesora y coordinadora del proyecto.

En esta instancia se encuentran investigando procesos para optimizar la obtención y tratamiento del bagazo de cerveza. La promesa colaborativa de esta alianza es más que llamativa: al momento de aprobación del producto alimenticio, se publicará la investigación y se convocará a fábricas de cerveza de todo el país para sumarse a esta gran causa de donación de la malta.

Conocé más sobre esta iniciativa en www.betemple.com.ar.

Anuncios
Cómo la cerveza puede cambiar el mundo

El compostaje como reflejo de nuestra alimentación

Compostar es un buen hábito. Se trata de reciclar la fracción orgánica de nuestros residuos y transformarla en abono de primera calidad para las plantas.

Como todo cambio de hábitos o puesta en marcha de una nueva disciplina al principio requiere algo de esfuerzo extra y luego con el pasar del tiempo cada vez es menos demandante.

El compostaje es una actividad sumamente abundante, no solo por la toma de conciencia que hacemos en cuanto a la generación de desechos, sino también sobre nuestra alimentación.

La compostera de un hogar funciona como el estómago de la vivienda. Es el lugar donde la materia orgánica se descompone, permitiendo así la liberación de los nutrientes para que posteriormente puedan ser reutilizados y transformarse en nuevas estructuras.

compostaje

Compostar tiene un poco que ver con cocinar, con aprender a mezclar, con entender el funcionamiento de un sistema vivo y además nos espeja o pone de manifiesto nuestros hábitos alimenticios.

¿Que quiere decir esto?

Que cuando compostamos pasamos a hacernos cargo de todos los desechos orgánicos que estamos generando. Si por ejemplo estamos viviendo de forma tal que no cocinamos nuestra comida, es lógico que no tengamos muchos descartes para alimentar a la compostera. O tal vez estamos consumiendo raciones demasiado grandes con lo cual vamos a evidenciar la cantidad de alimentos que descartamos y la energía que requiere (tanto a la compostera como a nosotros) el descomponer esas cantidades.

Compostar es otra de las habilidades que podemos desarrollar en nuestra búsqueda por ser más sostenibles. Tiene que ver con cerrar un ciclo alrededor nuestro y equilibrarnos un poco más con aquello que nos rodea. Y vos… ¿Ya estás compostando?

El compostaje como reflejo de nuestra alimentación

La energía del viento

Una de las virtudes de Más Oxígeno es su gran flexibilidad. Al ser una organización conformada por jóvenes, dispone de buena energía, velocidad y la versatilidad que caracterizan al mundo digital.

Siendo Socios Estratégicos de Mercado Libre, una vez al mes Gastón, líder del Programa de Sostenibilidad en Uruguay, viaja para seguir educando y concientizando a los más de 700 colaboradores que trabajan en el unicornio digital.

Fueron días interesantes, y muy desafiantes. Desde entrevistas en Tele 12, uno de los canales públicos más importantes del país, hasta nuestra charla de Introducción a la Sostenibilidad en la Fundación Fucac.

Al parecer Uruguay tiene muchas ventajas, y una de ellas claramente es su escala. El total de habitantes del país es de 3.444.000, y en Montevideo solo viven 1.380.000.

Como muchos de ustedes saben, las redes de contactos en el mundo de la sostenibilidad son todavía pequeñas, y en aquellos lugares cuya escala es menor, la probabilidad de que los contactos se crucen o conozcan, es aún mayor. Esto hace que la energía necesaria para poner en marcha cualquier acción, sea menor, con lo cuál podemos catalizar un proceso más rápido.

20180628_172034

Estando allá, tuvimos la suerte de coordinar con el Ingeniero Oscar Ferreño Director de Ventus Energía para visitar uno de los parques eólicos que queda a solo media hora de Montevideo.

Uruguay tiene el 80% de su matriz conformada por energías renovables. El gobierno brinda un fuerte incentivo para que el sector privado invierta en energías limpias, y los molinos de viento que se despliegan al costado de las rutas son fiel testigo de ello.

La energía se le vende a Brasil y Argentina. Argentina y Uruguay son casi un mismo sistema. Se podría tener apagado todo Uruguay y traer energía desde Argentina y viceversa. En lo que va del 2018 Uruguay tan solo compró energía durante unas horas.

Durante el recorrido, Oscar nos llevó a visitar el pueblo Libertad y nos contó un poco sobre estos aerogeneradores cuyo principal fabricante es la empresa danesa Vestas, quienes proveen no sólo de la tecnología sino también el mantenimiento. Incluso han invertido en energía.

También descubrimos algunos datos muy interesantes como que un aerogenerador amortiza en 18 meses su huella de carbono, que la energía eólica puede convivir con la agricultura, ganadería y que un parque eólico usa menos línea de cable por efecto de refrigeración de las líneas de transmisión.

20180628_173428

Al parecer cada aerogenerador cuenta con una base de 14 metros de diámetro con un peso de 800 toneladas, mientras que el parante, la cabina y los rotores pesan unas 200 toneladas.

Las turbinas son de 2MWp doblemente alimentadas, de unos 95 metros de altura. Las hélices tienen un diámetro total de 100 metros. Cada pala pesa unas 7 toneladas.

Nos enteramos también que el viento se mueve por olas, y que hace falta separar los aerogeneradores para que no haya interferencia entre ellos. El promedio de separación es de unos 5 diámetros, es decir 500 metros.

Según la geografía y los vientos de Uruguay, el promedio de generación es de 1MV cada 30 hectáreas.

Más allá de los datos duros, ver esas tremendas torres generando energía con la capacidad de proveer a 2000 habitantes cada una, es indescriptible la paz que se siente en el lugar. Ni les digo el sonido que hacen las palas al ser arrastradas por el viento. Cualquiera podría sentarse a meditar ahí mismo.

Saber que a solo 50 km de Buenos Aires, Uruguay está generando energía limpia con el viento fue sumamente motivante. Está claro que hoy ya existen las tecnologías necesarias para avanzar hacia la descarbonización del planeta.

Sigamos apostando por lo bueno, sigamos pensando en Más Oxígeno.

La energía del viento

La habilidad de Sostener

Sostenibilidad, la habilidad de sostener. Se aplica a todo, ¿Verdad? Podemos sostener una vivienda, un trabajo, una familia, una relación. ¿Y una sociedad? ¿Y una especie entera?

A nosotros los ingenieros nos encanta la gran escala, nos encanta pensar como ésta fórmula, forma o receta que descubrí en la cocina o taller, puede llegar a todos los hogares de mi comunidad. Cómo puedo mejorar este proceso para ahorrar miles de miles y traerle abundancia a quienes me rodean. ¿Qué mejor forma de sostener un negocio que haciéndolo a gran escala? preguntaría un industrial.

Ahora, un momento, también sabemos que mejor fallar chico que fallar grande. Primero es más seguro hacer una tirada chica, una prueba piloto, y probar. Nosotros, en el mundo digital, le llamamos, crecer orgánicamente.

SOSTENIBILIDAD

Hasta acá, nada tan novedoso, sin embargo para que un proceso o producto sea verdaderamente sostenible, la entrada debe ser aproximadamente igual a la salida. Esto quiere decir que los nutrientes (y porque no la microbiología) de, por ejemplo un suelo, antes y después de una explotación deben ser similares, en cantidad Y calidad. Lo mismo si extraemos madera, o cualquier otro recurso.

Ahora, ¿Qué sucede con aquello que los ecosistemas no nos pueden devolver en una temporada o en unos pocos años?

A la hora de extraer un recurso no renovable, como por ejemplo un mineral, mayor aún es nuestra responsabilidad para ciclarlo, mantenerlo en movimiento, justamente porque estamos tomando algo que ya difícilmente vamos a poder devolver.

Sostener a fin de cuentas tiene que ver con igualar, con igualar el dar y el recibir, y es aplicable a casi todo. Si en mi trabajo mis dones y habilidades son reconocidos a cambio de una buena paga, ese intercambio es sostenible. Si la paga que le doy a mis proveedores me vuelve en forma de materia prima de calidad, ese intercambio es sostenible. Si los productos que le entrego a mis clientes son duraderos y por eso ellos me pagan bien, ese intercambio es sostenible. Se sostiene, solo.

Desarrollar la habilidad de sostener, nos puede llevar una vida, requiere de disciplina y constancia puestas en práctica. Reconozco las limitaciones con que los Argentinos nos encontramos a la hora de hacer en este país, sin embargo, dejenme decirles, ser sostenibles, es posible.

La habilidad de Sostener

Activá + Conocimiento

Cuando hablamos de sostenibilidad hablamos de levedad. Entendemos que es más sostenible un poema recitado al aire, que uno impreso en hojas de papel.

Entendemos que cuantos más bienes tenemos más energía hizo falta para producirlos y más tiempo nos insume mantenerlos o sostenerlos.

Entonces, la pregunta que nos persigue una y otra vez es… ¿Cómo hacemos para ser más sostenibles? y ahí nomás, aparecen sus primas cercanas. ¿Se puede ser sostenible teniendo poco? ¿Esto quiere decir que tengo que hacer todo yo? ¿De dónde voy a sacar tiempo si ya no tengo ni para mí? ¿Cómo voy a aprender tantas cosas nuevas?

Conocimiento, sí. De eso se trata. El conocimiento es información ordenada. Internet está lleno de información. La información es como los átomos sueltos. El conocimiento es cuándo se unen, cuando logramos conectar los puntos. Es las moléculas, los elementos.

Cuanto más sabemos, cuanto más conocimiento fluye a través de nosotros, más fácil se nos hace sostenernos. Adquirimos nuestros bienes sabiendo que es lo que compramos, como está hecho, de que está hecho y hasta de donde viene. ¡Esas son las respuestas que queremos!

arroyo

Además, la Sostenibilidad es una heroína que no está sola. ¡Tiene mejores amigas! Son de hecho una familia bastante unida. Hoy les presento a una de ellas. Activá. Activá se la pasa buscando formas de reemplazar los productos industriales por productos caseros. Es la proactividad casera hecha práctica. Activá sabe como hacer sus propios productos de limpieza, su pasta de dientes, su ropa, cocinar, arreglar los electrodomésticos, hacer muebles caseros, Activá es la amiga que siempre quisiste tener con vos, para lograr que todo lo que te rodea funcione y se mantenga en movimiento.

Activá es esa energía creativa, que cada tanto nos recorre y nos impulsa a arreglar ese tocadiscos que está abandonado. A arreglar esa pared que tenemos olvidada. A reusar ese bidón que tenemos tirado, a armar esa huerta que hace tanto queremos.

Conectarnos con Activá no es fácil, no siempre nos hacemos el tiempo. Sin embargo, cuando le damos espacio, ella aparece sola, y tiene las ganas, la voluntad y la fuerza, para después de unas horas de estar trabajando juntos, dejar nuestra casa mucho mejor que como estaba, y nosotros contentos, sonreímos gracias a que aprendimos algo nuevo, y logramos resolver el contratiempo con nuestras propias manos, siendo un poquito más sostenibles.

Sostener tiene que ver con tener lo que realmente queremos y mantenerlo en movimiento. Con descartar aquello que no necesitamos, y quedarnos con lo realmente valioso y útil en nuestras vidas. Después de todo, recordemos, en la naturaleza lo que se estanca, se pudre. Mantengámonos en movimiento, dale, ¡Activá!

Activá + Conocimiento

Día Verde

A veces solo hay que ser un poco creativos. Parece que en el municipio de Vicente López están pasando cosas y el 2017 lo demuestra. Gracias al trabajo en equipo de la subsecretaria de servicios públicos y la dirección de ambiente y eficiencia energética (DAMEE), el reciclaje de los materiales (plásticos, papeles, latas, vidrios y metales) ya está en marcha. El “Día verde de reciclado”, proyecto que actualmente abarca los 9 barrios del municipio, consiste en la recolección de materiales reciclables con un sistema de transporte y recolección diferenciada, en horarios distintos a la recolección de los residuos orgánicos o húmedos, en donde el camión encargado de dicha recolección está programado para pasar un día a la semana por barrio. Parece que va en serio.

mapa verde

Para dicha actividad la municipalidad ha contado con el apoyo de voluntarios que pertenecen a 6 ONGs, entre ellas Más Oxígeno, que durante 4 días al mes, recorrieron la totalidad de los barrios, a través de campañas de sensibilización puerta a puerta con un alcance de 274.000 habitantes.

File_000

A diferencia de lo que muchos creerían, al parecer, poco a poco, los vecinos se van sumando a la iniciativa, y hasta identifican con carteles sus bolsas. Para reconocerlas, la DAMEE, diseñó un sistema mediante el cual gracias a un sticker, los vecinos pueden diferenciarlas (recomendamos que sean verdes) para que los recolectores puedan juntarlas sin problemas.

dv10.jpg

El objetivo de la actividad es la reducción de residuos llevados al CEAMSE y la recuperación de materiales para incorporarlos nuevamente en ciclos productivos. Es decir, volver a ciclarlos, ¡Reciclarlos!

En el 2017 se recuperaron 2,3 Millones de Kgr de materiales, cuyo destino final fueron las cooperativas. La DAMEE está proyectando recuperar el 30% de los residuos que genera el municipio.

Poco a poco, nuevos cuadros, con nuevas y creativas ideas, van proponiendo un mundo en el que muchos queremos vivir y anhelamos hace tiempo. Desde Más Oxígeno queremos apoyar e incentivar las iniciativas de estos líderes, para que de esta manera, pasito a pasito, podamos ayudar a regenerar al planeta.

¡Arriba el reciclaje!

Día Verde

150 organizaciones cerraron el año comprometidas con el desarrollo sostenible del país

Con la consigna de continuar trabajando en red por el desarrollo del país se realizó el cierre anual del trabajo de la Subsecretaría de Responsabilidad Social para el Desarrollo Sostenible con más de 150 actores entre empresas y organizaciones sociales. 

El encuentro se realizó el martes en la sede Cañitas del Ministerio de Desarrollo Social de Nación y contó con dos instancias. Por un lado, se resaltó el trabajo realizado en el marco del Foro Nacional de Responsabilidad Social para el Desarrollo Sostenible. Por el otro, se entregaron distinciones a las organizaciones que participan del Registro Único de Organizaciones de Responsabilidad Social (RUORES).

Ese primer momento giró en torno al proceso, compromiso y resultados del Foro, este espacio que busca crear colaborativamente proyectos concretos de impacto social y desarrollo local sostenible.

39164242381_6e16c73019_h 2

“Somos 400 organizaciones que conformamos una red colaborativa que trabaja por el desarrollo comunitario de nuestro país consiguiendo mirarnos como parte de un todo”, reforzó Victoria Morales Gorleri, subsecretaria de Responsabilidad Social para el Desarrollo Sostenible, que invitó a los presentes a que “pensemos a nuestro país como Patria, donde nos encontremos y encontremos respuestas colectivas. El Foro es esa herramienta para pensarnos juntos”.

Luego de resaltar la importancia de la herramienta del Foro, se procedió a la entrega de menciones del RUORES, que cuenta actualmente con unas 100 empresas y organizaciones de la sociedad civil. “El registro tiene el objetivo de visibilizar y distinguir a aquellos que vienen trabajando en responsabilidad social y desarrollo sostenible”, describió el director nacional de Desarrollo de la Responsabilidad Social y Sostenibilidad y quién encabeza el RUORES, Agustín Dellagiovanna.

En el lugar se encontraron desde empresas con larga trayectoria hasta organizaciones que están dando sus primeros pasos en la materia y que también fueron reconocidas, como indicó Dellagiovanna: “Independientemente de su tamaño o estrategia buscamos que aquellas iniciativas sean reconocidas y mostradas al resto para que sean replicadas y potenciadas. Resulta fundamental seguir trabajando en alianza con todos los sectores para generar comunidades sostenibles”.

150 organizaciones cerraron el año comprometidas con el desarrollo sostenible del país