La Sostenibilidad es a Gran Escala

Imaginá que estás sentado en el piso más alto de un edificio en donde se reúne la junta directiva de una de las compañías más grandes de consumo masivo de los Estados Unidos y te estás por reunir con uno de los ejecutivos de la compañía que está a cargo de la sostenibilidad. Estuviste en este edificio muchas pero muchas veces. Durante siete años te reuniste con ejecutivos a cargo de finanzas, cadenas de suministro, producción, diseño de producto, investigación y desarrollo y marketing. Cientos de reuniones para escuchar, aprender y explorar tus nuevos conceptos sobre crecimiento sostenible e innovación para el bien común.

telhado-verde-chicago

Juntos, vos y el ejecutivo compartieron datos – muchos datos. Conocés la visión holística del negocio, tanto las dificultades de negocios que enfrentan, así como la composición química detallada de sus productos. Incluso sabés cuantas lámparas se utilizan para iluminar la compañía a nivel mundial, cuanta energía consume esto, cuantas de esas lámparas contienen mercurio, y cuántos trabajadores son necesarios para cambiarlas así como el costo de esa operación.

Ésta es la naturaleza del trabajo. Utilizar un inventario detallado y definido como plataforma para la invención e innovación. Preguntarse y responder: ¿Y ahora qué?

Fuera de los enormes ventanales de vidrio, altos edificios vestidos de granito se paran orgullosos al sol. La mesa de caoba Brasilera esta pulida a la perfección, y las sillas de altos respaldos vestidas de cuero, te recuerdan sobre las importantes decisiones que los ejecutivos toman en este cuarto, decisiones que pueden afectar las vidas de millones de personas – para bien o para mal. Uno podría decir que estamos persiguiendo el efecto mariposa. Dada la escala de la compañía, una pequeña decisión tiene el poder de generar una diferencia real en la economía, las personas y el planeta.

Corporate-boardroom-table-istock

Esa es otra de las razones por la que estás acá – escala. Pero también estas acá por otro motivo – velocidad. Muchas de las más grandes corporaciones en el mundo se dieron cuenta del lado negativo del efecto mariposa. Las repercusiones de los negocios modernos que obviamente están generando daños y que por lo general, no fueron contabilizados – las tan famosas externalidades, tales como Carbono en la atmósfera, emisión de materiales tóxicos, ríos contaminados, bosques tropicales devastados, y muchas más, sin un límite a este deterioro a la vista. Muchos empresarios se dan cuenta de que esto no es un buen negocio. A ellos les gusta saber lo que están haciendo y quieren poder responder por ello, pero si sienten que están manejando un auto sin indicador de gasolina, o podríamos decir… ¿Sin indicador de batería? Eso, los hace sentir nerviosos.

Ellos también son como atletas olímpicos que quieren estar en un plano seguro y de categoría, jugando, sin ser dejados atrás. ¡Ellos quieren liderar!

Podrías simplemente preguntarle a este ejecutivo amigo con el que te reunís: “¿No sería increíble si la compañía pudiese comprometerse no solo a reducir las emisiones de dióxido de carbono, sino a abastecerse 100% con energías renovables, limpias? ¿Podríamos buscar una forma de realizar esa declaración?

El ejecutivo desvía la pregunta respondiendo: “No podemos hacer eso. No importa que tantas ganas tengamos de hacer esa declaración. Mirá, solo podemos proveernos en un pequeño porcentaje de energía solar utilizando los techos de nuestras plantas hoy en día. Nosotros y todo el mundo estuvo diciendo que va a reducir sus emisiones de carbono en un 20% para el 2020. ¿No es eso suficiente? Por la naturaleza del negocio, tenemos que ser conservadores y aversos al riesgo. Solo podemos describir objetivos actuales de performance que son realistas. ¿Cómo vamos a decir que queremos energía renovable para toda nuestra organización? A los clientes no les importa y los ambientalistas no nos creerían, o si lanzamos la pieza de mail inicial – lo cual sería la única forma de hacerlo – la opinión pública del asunto escalaría a un punto tal de preocupación que afectaría todo el resto de los productos que la compañía produce. Por ejemplo, si decimos que estas fabricas funcionan con energías renovables, la primer pregunta que nos harán será “¿Y por qué no las otras?” Y vos y yo sabemos que para llegar ahí tenemos un largo recorrido. Además nuestros accionistas van a pensar que perdimos de vista la rentabilidad y los objetivos.”

“¿Y qué tal si solo manifestamos la intención?” sugerís. “Podríamos decir algo así como: ´Vamos a alimentar con energías renovables nuestra actividad en el momento en que sea costo-eficiente, y lo vamos a perseguir de forma constante´. Cualquier accionista puede entender ese plan. Es cierto y declarar tu intención lleva acabo el trabajo pesado de lograr que el personal dentro de la compañía se mueva en esa dirección. Establecés el objetivo. Medís el progreso y lo reportás. Desencadenás la creatividad y el genio de tu gente en una dirección clara y limpia. De esta forma hacés que quieran buscar la solución de energía renovable cada vez que busquen proveer de un kilowatt hora. Permitís que otras industrias sepan que si ellos pueden fabricar los paneles solares, las turbinas eólicas o los colectores de biogás a un punto de venta competitivo, van a tener un cliente en vos. Y vos, su consumidor, vas a  liderar frente a otros grandes fabricantes. Antes de que lo sepas, las industrias de energías renovables van a estar mejorando sus tecnologías y puestos de trabajo en forma de negocios alrededor de todo el globo. Tu intención en sí es poderosa.”

“Ok, lo entiendo” dice el ejecutivo. “Lo voy a escribir en términos claros para que el negocio lo entienda y se lo presento al CEO.”

Ésta historia es real. No hizo falta mirar lejos para ver que esto solo se trataba de un ejecutivo en una compañía titánica, contra un horizonte sin fin de personas fuera de los ventanales vidriados. Ésta era tan solo una persona, sin embargo ésta persona podía llevar un mensaje al liderazgo que dispararía la innovación tanto como para poner un hombre en la luna. En unos pocos meses cortos, la compañía anunció que buscaría el objetivo de ser impulsada de forma renovable. Todo tipo de innovaciones maravillosas explotaron en días. Los jefes de fábrica llamaban preguntando “¿Puedo ir primero? ¿Qué tengo que hacer para que empiecen por acá? Velocidad.

busy-shop_600

Queremos que te veas a vos mismo como ambos individuos en el cuarto de conferencias. Todo lo que hizo falta fue que un asesor y un ejecutivo desarrollaran una estrategia para encaminarse hacia la cabeza de la compañía y la corporación completa comenzó a transformarse. Esa persona podrías ser vos, en tu trabajo, en tu vida diaria. Cuando decimos “ahora”, queremos que pienses en vos mismo como un potencial líder. Como una persona que cambió el futuro de su compañía, casa, municipio, o país para un futuro mejor, más limpio. Esperamos poder transmitirte nuestra motivación e inspiración sobre cómo y porqué crear un mundo más abundante y alegre para las generaciones futuras.

Earth_0

Basado en: “The Upcycle” – William Mc Donough y Michael Braungart

 

Anuncios
La Sostenibilidad es a Gran Escala