¡Descubren como transformar Residuos Orgánicos en Oro!

¿Sabía usted que puede transformar sus residuos orgánicos en oro?

Quién hubiera dicho que justo en frente de nuestros ojos, día a día, estábamos perdiendo cientos de miles de kilos de uno de los materiales más valiosos sobre la tierra. La mismísima tierra.

Lo que pasa es que cuando un material toma otra forma, a veces nos confundimos. “Las cosas no son lo que parecen”, dicen.

Existe una inteligencia muy antigua sobre la tierra, que de lo que se encarga es de agrupar los minerales y los elementos, utilizando la energía del sol como motor, y el carbono del aire para crear estructuras orgánicas… con ustedes… las plantas.

El camino de ida lo conocemos, ¿A quien no le gusta ver crecer una planta? ¡Que crezca, que florezca, que de frutos! Es simplemente hermoso. Ahora… ¿Y su descomposición? ¿Algunas vez te preguntaste cómo se desarman las estructuras que componen un organismo que estaba vivo? ¿Cómo es que vuelven a la tierra? De alguna manera la naturaleza debe haber resuelto, para que aquello que se compone, se descomponga.

De componer, de composición, es así como surge esta increíble, nueva y no tan nueva palabra, el compostaje.

Existe un universo detrás del compostaje, y jamás lo hemos notado. Es que estaba cubierto, esperando a ser descubierto. El compostaje se ocultó durante siglos debajo de las piedras, debajo de las hojas, debajo de los troncos, en el lecho de los bosques…¡y es que en la ciudad no hay bosques! ¡Por eso es que quedó tan escondido!

El compostaje es el proceso natural que permite descomponer las estructuras orgánicas, y dejar libres aquellos componentes esenciales, que luego organismos como las plantas pueden reagrupar para ciclar la vida una y otra vez.

Ciclo Compost

 

¿Cómo sucede?

El compostaje tiene su propio gremio. Un sinnúmero de pequeños micro (invisibles a simple vista) y macro (visibles a simple vista) organismos, quienes se encargan de romper los enlaces de las estructuras orgánicas, y dejar libres los nutrientes esenciales en forma de tierra orgánica, humus, oro negro.

¿Qué más valioso mi querido lector que tierra fértil con la capacidad de hacer crecer y nutrir a cualquier semilla que sembremos?

Lao Tsé decía que una de las claves de la vida yace en hacer sin hacer. El compost, al igual que toda inteligencia natural, dispone de esa clave. Si las condiciones de la mezcla que preparamos son las adecuadas, si la alquimia de nuestra composición es la correcta, solo debemos dejar que quienes saben (organismos del compost) hagan su trabajo, y nos devuelvan la simplificación de aquello que introdujimos en la mezcla.

¿Parece magia cierto? No lo es, el conocimiento nos permite hacer sin hacer. Detrás de él se esconde una gran riqueza.

¡Nos vemos la próxima!

Anuncios
¡Descubren como transformar Residuos Orgánicos en Oro!