¿Por qué un #EcoFriday?

Todo esto empezó como un sueño. Un sueño de un niño inconsciente que gateando y dando sus primeros pasos, tanteando, avanzando de a poco se va abriendo camino con los aprendizajes que la realidad le devuelve.

Al principio avanzar es difícil, de a ratos duele, duele la dureza de lo que te rodea, la realidad no es fácil y menos en un país tan cambiante como Argentina. De a poco fuimos mejorando, aprendiendo, adaptándonos, hasta que empezamos a tener confirmaciones de nuestras ideas.

Nuestro primer gran cliente fue Mercado Libre. Entrar en Mercado Libre fue parte de este sueño. Tuvimos acceso a edificios enteros, llenos de personas sumamente capaces trabajando día a día con gran motivación. Para algunos de nosotros, eso, era algo completamente nuevo, no teníamos idea de que las personas podían trabajar con ese nivel de motivación y entusiasmo. “Algo bueno está pasando acá”, pensamos. Se ve que la organización está en plena expansión, y eso, te llega, te nutre, se te mete en la piel, te transforma.

Unos meses más tarde, gracias a un trabajo conjunto con la Head de Sostenibilidad Constanza Castro Feijó surgió la idea de  llevar adelante un “Comité de Sostenibilidad”. La iniciativa pretendía generar una mesa redonda donde personal de la empresa, voluntarios, pudiesen sentarse, brindar sus ideas, y llevar a cabo iniciativas para empezar a mejorar los hábitos de ese ecosistema, fomentando una nueva consciencia de consumos responsables.

Al Río2

Poco tiempo después, a medida que todo maduraba, nuestro gran amigo Max tuvo una peculiar idea… “¿Y que si hacemos un #EcoFriday?”, sugirió. “¿Ya que fomentamos días de venta de electrodomésticos, y otros productos, que tal si hacemos lo mismo con productos de bajo impacto ambiental?” Todos nos quedamos en silencio. Y cuando se hace un silencio, sabemos que hay espacio, y cuando hay espacio se puede crecer.

Rápidamente el espacio se llenó con preguntas. “¿Y cómo vamos a hacer para curar los productos?” “¿Quién se va a encargar de que los vendedores no incluyan cualquier producto con tal de vender?” “¿Cuál es el objetivo detrás de la campaña?” Cada quien tomó su postura y lugar. La magia fue que todos apostaron a SUMAR. Todos aportaron un grano de su voluntad y capacidades, para poder empujar la iniciativa que desde un inicio no contó con presupuesto asignado, sino que simplemente fue una apuesta, una jugada, una corazonada a seguir.

Nos organizamos para pulir el contenido de la comunicación, desparramar el conocimiento necesario a través de la organización, y setear lineamientos generales como para que la teoría quede anclada en reglas memotécnicas que pudieran servir de guía para aquellos que todavía no traen sus anteojos de “sostenibilidad” puestos. “El ciclo es: Repensar, Reducir, Reusar y por último Reciclar, en cuanto a términos energéticos” disparamos. Repensar generó sus dudas y preguntas, sin embargo, una vez barridas las mismas, esa porción de conocimiento se enraizó, y permitió sentar la base para la campaña.

4R

“Cuando vas a comprar algo, primero pensá si realmente lo necesitas y le vas a dar buen uso. Si es que decidís comprarlo, pensá como darle el mejor uso posible a su contenido, reduciendo al mínimo lo que demandas de tu entorno. Una vez que está en tus manos, pensá como usarlo la mayor cantidad de veces posible. Si ya se agotó, recordá que lo que tenés en tus manos son materiales, nutrientes tecnológicos u orgánicos, que pueden volver a ciclarse a través del sistema productivo (La matriz productiva se está adaptando poco a poco, necesitamos de tu ayuda y paciencia).”

Luego llegó la hora de curar productos. Entendimos que más allá del rendimiento económico de la misma (condición sinequanon para sostener) nuestra apuesta era a generar conciencia en la comunidad. Y eso fue lo que buscamos. Buscamos quedarnos con productos que tuviesen poca energía embebida (ya sea por producción local, o por materiales orgánicos (ya aclararemos)), y de esa forma les dimos un espacio en la plataforma, aumentando la exposición de los productos a cambio de un descuento. Ganan todos. Sinergia.

eco friday

Las críticas no tardaron en llegar. “Lo más sostenible es no consumir” gritaron los detractores. Eternamente agradecidos a la crítica, gracias a que nos ayuda a pulir nuestras creaciones, de todas formas, siempre nos recordamos que “lo mejor es enemigo de lo bueno”, y que lo importante es hacer, y posteriormente mejorarlo. Confiamos en que el impacto de la iniciativa en la sociedad, es mucho mayor, que la generación conciencia todavía no se puede medir, y que personas cada vez más conscientes que despiertan su potencial, son las que nos van a permitir sostener la vida en este planeta y regenerarlo.

Seguimos avanzando, seguimos creciendo y aprendiendo. El camino es largo y acabamos de empezar. Poco a poco vamos sorteando desafíos y cada vez son más los que se suman. Vemos un norte y nos encanta transmitirlo. Acá estamos, somos más oxígeno y buscamos nutrir a todo lo que nos rodea para generar abundancia. Gracias por ser parte.

Anuncios
¿Por qué un #EcoFriday?