¿Cómo encontrar algo por lo que morirías, y vivir para ello?

(originalmente escrito por Peter Diamandis – Singularity University)

Este post trata sobre alcanzar el sentido durante tiempos exponenciales.

Le llamamos Sentido al sentimiento de que tu vida (y tu trabajo) tienen un impacto significativo y duradero.

Y hoy, durante tiempos exponenciales, ese impacto puede ser mayor que nunca.

Sentido del Éxito – Eligiendo tu Objetivo

Mucha gente pasa su vida entera dentro de una rueda buscando el éxito financiero y/o fama.

Las personas normalmente toman un trabajo o empiezan una compañía porque piensan que es una buena forma de hacerse rico o ser reconocido, de ser exitosos.

A lo largo de mi carrera, cada vez que empecé una compañía solo para hacer dinero, fue un error. Empezar una compañía exitosa es un trabajo duro, y si mi corazón no está en ello, el esfuerzo es aún más difícil, el trabajo no te llena, y terminás abandonando antes de que el trabajo esté terminado.

Por otro lado, cuando empiezo una compañía para resolver un problema que es realmente importante para mí, uno que realmente me desafía, incluso si la solución tarda 10 años en llegar, cada uno de esos 10 años son significativos – educacionalmente y emocionalmente.

Cuando tenés la opción de priorizar el sentido (trascendencia) sobre el éxito (financiero u otro), tomalo.

La pregunta es: ¿En qué hacemos foco?

Identificando tú Objetivo.

Primero, necesitas preguntarte a vos mismo a quién queres impactar positivamente.

Que grupos (personas o causas) te preocupan más, o te movilizan más. ¡Dónde te gustaría dejar un legado!

O simplemente – para quién quisieras ser un héroe.

Una vez que elegís a quien, te podés concentrar en el “Qué”.

Usualmente hablo de como uno puede encontrar su pasión. La verdad es, que se trata más de encontrar y sostener una energía emocional.

Lo que quiero decir es que resolver algo que odiamos (despreciamos), puede ser tan poderoso como hacer algo que amamos. Por un lado, ¿Qué es lo que te excita sin razón? ¿Qué es lo que no puede pasar un día sin que hables de eso? ¿Qué oportunidad (que nadie más parece entender) hace que tu corazón se acelere?

Por el otro lado, ¿Qué es eso que te irrita de forma desmedida? Es decir, ¿Qué realmente, te hace enojar? ¿Por qué no debería existir eso, y como es que imaginás un mundo mejor sin eso?

Hagamos un ejercicio:

Escribí los tres ítems que más te excitan, o más te enojan (y quisieras resolver).

Para cada uno de los problemas que consideras, puntualos así:

  1. Si al final de tu vida, lograste un impacto significativo en esta área, ¿Qué tan orgulloso te sentirías?
  2. Dados los recursos con los que contás hoy en día, ¿Que nivel de impacto te imaginás que podrías tener en los próximos 3 años?
  3. Dados los recursos que pensas tener en los próximos 10 años, ¿Que nivel de impacto te imaginás que podrías tener en un período de 3 años?
  4. ¿Qué tan bien entendés el problema?
  5. ¿Qué tanta carga emocional (excitación o enojo) me causa esto?
  6. ¿Este problema se va a resolver con o sin vos?

(10 significa que harías una gran diferencia, 1 una pequeña diferencia)

TOTAL =

Ahora sumá tu puntaje, e identificá la idea con el puntaje más alto.

¡Tenemos un ganador! Por ahora. ¿Qué tan bien te hace sentir esta idea?

Un test final. La regla #29 de Peter.

Por lo general no suelo agregar reglas nuevas… Pero luego de que un nuevo amigo Tom Bilyeu (CEO de Quest Nutrition) me mencionó un consejo que su padre le dio, el mismo fue tan poderoso, que lo agregue como número 29 (con crédito completo para el Padre de Tom).

La regla #29 de Peter.

Encontrá algo por lo que morirías, y viví para ello

Al final, se trata de crear una vida que vale la pena vivir, lo que hace que cada mañana te levantes y te sientas excitado.

Próximo paso: Investigación Profunda

Una vez que sabes qué es eso por lo que querés vivir, es momento de convertirte en un conocedor de la materia.

Claro que es de gran ayuda, si ya sos un experto en ese campo. Sino, acá tenés un plan:

  • Empezá por leer todo lo que podés sobre esa idea. ¿Qué se probó? ¿Qué falló? ¿Por qué falló? Rodeate del material y construí tu habilidad para “hablar el lenguaje”.
  • Buscá y hablá con los expertos. La mejor manera de ponerte a tono con lo último en investigación en un campo es hablando y conectándote con aquellos que están profundamente involucrados. Durante el proceso creá tus propias hipótesis de cómo sería la solución, y ponelas a prueba. Recordá, los expertos se pueden equivocar, y algunas veces un nuevo enfoque conjura el inicio de una disrupción.
  • Por último – y esta es contraintuitiva e importante – una vez que investigaste lo suficiente, hacé todo lo que puedas para matar tu idea. Encontrá las razones por las que no funcionaría, entendé los obstáculos, y encontrá las debilidades y riesgos. Si, luego de esto, no podés matar la idea (es decir no existen suficientes razones para no hacerla), entonces es momento de empezar.

Manos a la Obra – Impactando el Mundo

Ahora es momento de tomar acción. Es decir, hacer que las cosas pasen. Esto es algo de lo que hablo en mucha más profundidad en mi grupo ejecutivo Abundance 360, aunque hay muchas formas de “hacer que las cosas pasen”, como por ejemplo:

  1. Empezar una compañía para resolver el problema
  2. Invertir en emprendedores que resuelvan tu problema
  3. Crear un premio incentivo como XPrize
  4. Encontrar a quienes están trabajando sobre la causa y unirse
  5. Convertirte en una plataforma – conectar talento con recursos para resolver el problema.
  6. Empezar un fondo e invertir dinero de otros en las soluciones para tu problema.

Fuente: Blog Singularity University.

Anuncios
¿Cómo encontrar algo por lo que morirías, y vivir para ello?