Aprendé a compostar en 6 pasos

Por: Natalia Giuoggioloni para Espacio Sustentable

Edición: Martín Almiña

Reciclar tus residuos orgánicos para convertirlos en un fertilizante natural es una tarea sencilla y rápida de llevar a cabo. Todo lo que necesitás es un contenedor para usar como compostera -por ejemplo un cajón de verduras-, un mínimo espacio abierto, idealmente con sombra, y algunos pocos minutos diarios de dedicación.

A continuación te detallamos el paso a paso básico para empezar a re-ciclar los materiales orgánicos que descartás en casa y, en consecuencia…¡Reducir en más de un 50% la cantidad de basura que sacás a la calle!

1 – Reconocé y separá los orgánicos.

Los materiales a compostar se dividen en  “húmedos” y “secos” y/o “verdes” y “marrones”. Los primeros están conformados por cáscaras de frutas y verduras,  restos de té, yerba y café, flores, plantas y hojas verdes. Entre los “secos” encontramos, principalmente, papel sin tinta, hojas, flores y restos de poda (ya secos), cáscaras de huevo, fósforos usados, pelos, uñas y tierra.

Es muy importante no agregar a una compostera domiciliaria restos de carnes, materia fecal, pañuelos o gasas usados, aceites, ni lácteos. Estos residuos, aunque son orgánicos, al ser más complejos en su composición, son más difíciles de descomponer y pueden dar lugar a la aparición de malos olores o patógenos en nuestra compostera.

2-  Incorporalos por capas.

Una  de las técnicas más recomendadas para el compostaje doméstico consiste en colocar los materiales por “capas”. Esta metodología nos permite llevar un control de la variedad y cantidad de residuos que estamos compostando, lo cual hace más simple lograr el porcentaje ideal: 50% verdes y 50% marrones (en volumen).

De esta forma, empezamos incorporando un “piso”  de residuos secos, formando una capa de dos o tres centímetros de espesor. Una vez alcanzado este volumen,  continuamos colocando  la misma cantidad de “húmedos” y así sucesivamente, hasta llenar la compostera.

3 – Asegurá humedad y entrada de aire.

Para que el compost se desarrolle de manera óptima es necesario garantizar que la pila o mezcla tenga buena oxigenación y humedad. Estos dos elementos resultan determinantes y son condición para llegar a cosechar tu compost.

Por esta razón, es muy importante colocar la compostera en un espacio ventilado y, a la vez, protegido del sol directo que podría secar demasiado los materiales. Si la entrada de aire no es suficiente, podemos hacer algunos orificios extra a mano.  Y, para asegurar la cantidad de agua necesaria, se recomienda regar la compostera día por medio.

4- Cortá en pedacitos, tapá y remové.

A fin de acelerar el tiempo de descomposición que tienen los materiales orgánicos,  se sugiere trozar los elementos. Si  podemos picarlos o cortarlos en pedacitos, que no superen los dos centímetros  de diámetro, estaremos ayudando a los microorganismos a realizar su trabajo.

Además, es buena  idea mantener la compostera tapada (para evitar la llegada de las pequeñas “mosquitas de la humedad”) y remover la mezcla, al menos una vez por semana. De esta forma, vamos a encontrar que el compost se madura de manera homogénea, rápido y sin ocasionar molestias.

6- Incorporá lombrices californianas. 

Las lombrices californianas son las estrellas del compost y están altamente recomendadas ya que humifican la pila, devolviéndonos un producto mucho más rico y nutritivo.  La lombrices californianas son las agricultoras del compost. Lo que ellas hacen es aumentar varias veces la cantidad de bacterias en el compost, acelerando la descomposición de los residuos orgánicos.

Si vamos a utilizar lombrices, no podemos olvidar que ellas necesitan también algunos cuidados fundamentales como oscuridad y humedad. Además, como suelen reproducirse muy rápido, debemos estar preparados para trasladar parte de la población a una nueva compostera… o regalarlas a algún amigo compostador.

¡Ya estamos listos para empezar! El tiempo total de maduración del compost va a depender de la época del año y la atención que le demos al proceso. Se estima que tres meses en verano y cinco meses en temporadas más frías son períodos normales para obtener muy buenos resultados y cosechar un rico fertilizante natural que mejore la salud de nuestra tierra y plantas.

¿Y vos, que estás esperando para fabricar tu propia tierra?

composteras

Anuncios
Aprendé a compostar en 6 pasos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s